Residuos informáticos convertidos en computadoras útiles

18/12/2023

Este proyecto recibió una subvención del Programa FRIDA, edición  2023

¿Qué pasa con los miles de equipos tecnológicos en desuso? ¿Dónde van a parar los residuos informáticos? ¿Es posible reutilizar las computadoras y los aparatos electrónicos? ¿Qué destino llevan? Algunas respuestas a estas preguntas las podemos encontrar en la experiencia de  Nodo TAU, en la creación y acompañamiento de un emprendimiento social que combina la gestión ambiental de residuos informáticos, la creación de empleo juvenil y la reutilización de computadoras y notebooks en comunidades educativas.

Desde sus inicios, en 1995, Nodo TAU recupera equipos descartados por empresas o personas particulares para ser reacondicionado y utilizado en centros comunitarios, barriales, escuelas. Comenzaron a recibir donaciones de grandes cantidades de equipamiento de las cuales poco se podía recuperar. Así llegaron a la problemática de los residuos electrónicos.

De allí que en el año 2019 decidieron impulsar una unidad productiva destinada a la gestión ambientalmente correcta de estos residuos, y que sea además un espacio de capacitación e inserción social de jóvenes de los barrios populares de Rosario.

Nodo TAU acaba de recibir fondos del programa FRIDA de LACNIC con el que podrá extender sus propuestas de inclusión sociolaboral y digital.

El proyecto cuenta con una planta ubicada en Rosario, Argentina, equipada con tecnología especializada para el tratamiento de los residuos informáticos, permitiendo su trazabilidad hasta su disposición final.

Nodo TAU es impulsada por profesionales informáticos, educadores y militantes sociales dedicados a facilitar el acceso a las nuevas tecnologías a organizaciones comunitarias, educativas o barriales y a la vez promueve el cuidado del ambiente, los derechos de las mujeres, de la infancia y la defensa de los derechos humanos y sociales.

Los ejes. María Constanza Gómez, tesorera de la Cooperativa TAU Limitada, hoy a cargo de la gestión de la planta, destacó los tres ejes del proyecto: la gestión ambientalmente correcta de los residuos tecnológicos, la promoción de la creación de empleo juvenil y la reutilización de equipos para darle una segunda vida útil.

Sobre el primer punto, Gómez resaltó que sus procesos recuperan materias primas (plásticos, PVC, PC, metales, vidrio, etc), para su retorno a los circuitos productivos.

Los equipos que no tienen una segunda vida útil son enviados al área de desarmado, donde se desensamblan por partes (por si se pueden recuperar como repuesto) y luego se recuperan también materiales como materia prima, y lo que no es posible recuperar se destina a una disposición final correcta.

Gómez destaca la importancia de concientizar a las personas u organizaciones de que esos residuos no vayan a la basura por su peligrosidad para el ambiente y por su potencia en la reutilización.

Vida útil. Elías Rodríguez, es uno de los jóvenes que comenzó su experiencia en los inicios de la Planta, hoy es el presidente de la Cooperativa TAU, y dedica buena parte de su trabajo a impulsar el trabajo juvenil y el reciclaje de los equipos para su reutilización.

Comenta Elías que en el área de reacondicionado se trabaja con los equipos que pueden tener una segunda vida útil. “En primer lugar se etiqueta el equipamiento recibido, para así tener trazabilidad de cada equipo. A continuación, se analiza el equipo, se pone en un banco de trabajo y se arman lotes de 10 CPU. El equipo de trabajo de reparación de los equipos observa qué le falta a cada uno, si necesitan memoria RAM, disco, fuente, etc, y los van reacondicionando. De 10 computadoras que llegan se pueden armar 5, que pueden llegar a funcionar en perfectas condiciones. Antes del ok final, se exige al equipo al máximo con un testeo general de la computadora para que salga en óptimas condiciones”.

Una vez pronto el equipo se deriva a ventas, donaciones y a comunidades digitales. Ahí entra en juego el tercer pilar del emprendimiento: facilitar el acceso a las tecnologías de información a las organizaciones sociales locales y ofrecer capacitación en herramientas tecnológicas.

En ese sentido, Nodo Tau lleva ya 64 comunidades digitales equipadas en diferentes barrios de Rosario: se trata de salas con cuatro computadoras y una notebook, todas provenientes del reciclado. Además, se apoya el proyecto con capacitación de los jóvenes.

Los fondos de FRIDA que recibió la Planta se utilizaron para el desarrollo de un sistema de gestión para la Planta, para mejorar todos los mecanismos internos de recepción, tratamiento y derivación de los equipos. También para completar aspectos técnicos de seguridad de la planta y para capacitaciones internas del equipo de trabajo.

En su breve historial, Nodo TAU lleva más de 100 toneladas de residuos informáticos tratados, cerca de 700 equipos recuperados para una segunda vida útil y alcanzó 64 espacios comunitarios con computadoras recuperadas en la planta.

Subscribe
Notify of

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Suscríbete para recibir las últimas novedades en tu mail Click here to subscribe receive the latest news in your inbox. Inscreva-se aqui para receber as últimas novidades no seu e-mail